PREGUNTAS FRECUENTES

El abogado es el encargado de defender los intereses de una de las partes en litigio. Al ser el abogado un profesional específicamente preparado y especializado en cuestiones jurídicas, es la única persona que puede ofrecer un enfoque adecuado del problema que tiene el ciudadano o 'justiciable'.

Debe destacarse que, además de su intervención en el juicio, una función básica del abogado es la preventiva. Con su asesoramiento y una correcta redacción de los contratos y documentos, pueden evitarse conflictos sociales, de forma que el abogado, más que para los pleitos o juicios, ayuda a no llegar a ellos, sirviendo en muchos casos como mediador extrajudicial. Tanto es así que, en la mayoría de los procedimientos judiciales es obligatorio comparecer ante los tribunales asesorado por un abogado, lo cual garantiza al justiciable un debido ejercicio del derecho a la defensa durante el proceso.

La actuación profesional del abogado se basa en los principios de libertad e independencia. Los principios de confianza y de buena fe presiden las relaciones entre el cliente y el abogado, que está sujeto al secreto profesional.

El abogado se debe a su cliente, en primer lugar, y debe litigar de manera consciente respecto a la responsabilidad social en la que se halla, con un actuar crítico y equilibrado al servicio de la paz social, en la que colabora con los juzgadores y tribunales dentro del sistema judicial.